El consejero de Sanidad, José María Vergeles, y el rector de la UEx, Antonio Hidalgo, este martes antes de la comisión paritaria del SES con la Universidad. / casimiro moreno

Sanidad La UEx ofertará 12 plazas más de médicos por curso para aumentar los especialistas

La medida, acordada a nivel nacional para todas las universidades españolas, se intentará poner en marcha el próximo septiembre

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA Badajoz

La Universidad de Extremadura va a ampliar la oferta de plazas de la titulación de Medicina admitiendo a doce alumnos más por curso. La medida, que intentará materializarse el próximo septiembre cuando se abra el plazo de matrículas, pretende combatir la falta de especialistas.

Así lo avanzó el rector de la UEx, Antonio Hidalgo, este martes minutos antes del inicio de la reunión de la comisión paritaria del SES y la Universidad, a la que ya el consejero de Sanidad, José María Vergeles, se había adelantado anunciando su petición de aumentar un 10% la oferta de plazas en las titulaciones de Medicina y Enfermería.

Este incremento en la oferta formativa se acordó en el seno de la comisión de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud para que se aplique a todas las universidades públicas del país. El objetivo es que el número de alumnos que cada año salen de las facultades de Medicina se equipare con el número de plazas MIR que se ofertan, incrementando progresivamente el número de nuevos alumnos.

«Por segundo año consecutivo, la oferta de MIR supera las 10.000 plazas mientras que los egresados de las facultades de Medicina no llega a los 7.000 en toda España. Esto quiere decir que en breve se pueden dar situaciones de gente que rechace coger las plazas MIR porque prefiera esperar un año para repetir el examen y elegir otra especialidad y de gente que esté haciendo ya su especialidad y decida volver a presentarse al examen para coger una especialidad distinta», argumentó Vergeles.

El consejero extremeño justificó además que es importante que el aumento de plazas se haga en la universidad pública, porque explicó que los egresados procedentes de la privada suelen elegir especialidades que tienen mucho más campo de actuación en el ámbito de la medicina privada que de la pública.

El aumento del 10% en el número de plazas de Medicina se traduciría en el caso de Extremadura en doce alumnos más cada nuevo curso, ya que actualmente admite a 120. Al rector de la UEx, Antonio Hidalgo, el incremento le parece razonable. «En Medicina es evidente que se necesita incrementar el número de graduados que luego den especialistas», valoró.

La sintonía no es tan plena en el caso de la titulación de Enfermería, donde el aumento del 10% le supondría a la Universidad de Extremadura admitir 35 alumnos más por curso, ya que hay escuelas en los cuatro campus que suman entorno a 350 alumnos nuevos cada año.

«Con el volumen de alumnos que producimos cada año habría que mirarlo con más detalle. No sería un problema de falta de espacio o profesores, el principal inconveniente que tendríamos sería encontrar prácticas clínicas para todos esos alumnos», argumentó Hidalgo.

Este reparo hace que el rector descarte que se vaya a incorporar las nuevas plazas de Enfermería para el curso 2022/2023, no así para el caso de las de Medicina, donde dejó abierta la puerta a la posibilidad de que pudieran ofertarse ya este septiembre.

«Ya tenemos aprobado la oferta de plazas y comunicados los númerus clausus a Madrid, para este septiembre podríamos plantearlo para Medicina pero para Enfermería no sería factible antes del curso 2023/24», explicó.

No es una solución a corto plazo

Vergeles mostró su deseo de que la ampliación de plazas se haga efectiva el próximo curso pero, la decisión última -reconoció- es de la Universidad. La urgencia viene porque los futuros médicos que ahora entren en la facultad, tardarán once años en ser especialistas. Por tanto, la medida acordada este martes no tendrá efectos a corto plazo dado los tiempos de formación de los médicos: seis años en la facultad, un año preparando el MIR y cuatro de residencia haciendo la formación en la especialidad elegida.

«Si las plazas se incrementan para el próximo curso, la medida no tendría repercusiones hasta dentro de once años. Tenemos un problema que hay que atajar porque no queremos que a las siguientes generaciones les pase lo que nos está pasando a nosotros por la falta de previsión en el número de médicos, hay que tomar las decisiones ahora», urgió Vergeles.

Para el corto plazo, los planes de la Consejería de Sanidad para intentar solventar el problema de la falta de especialistas pasa, enumeró su responsable, por recuperar derechos laborales, ofertar el año que viene todas las plazas MIR que tienen ya acreditación (350 frente a las 291 de este año) y desarrollar el estatuto del tutor, para que sea más atractivo elegir las especialidades.

En el caso concreto de la falta de médicos en Atención Primaria, Vergeles reconoció que hay un problema de fondo que a Extremadura le toca de lleno y es la preferencia de estos especialistas por las ciudades. «La parte rural puede quedar descubierta y aquí no valen solo los incentivos económicos, tenemos que luchar contra el reto demográfico y, junto con las facultades, hacer más atractiva la Atención Primaria en el medio rural».

La nueva facultad, al ritmo previsto

La decisión de aumentar el número de nuevos alumnos cada curso en Medicina y Enfermería no plantea un problema de espacio, reconoció el rector de la UEx, dado que se está construyendo la nueva facultad de Ciencias de la Salud, en las traseras del Hospital Universitario de Badajoz.

Pese a que como el resto de obras públicas, las de la facultad también se han visto afectadas por el encarecimiento de los precios de los materiales de construcción y el retraso en el aprovisionamiento de los mismos, el consejero José María Vergeles confirmó este martes que los trabajos van al ritmo previsto.

«Con las medidas aprobadas por el gobierno de España y la Junta de Extremadura que nos permite una revisión de precios durante toda la vigencia del contrato y no penalizar al contratista si la obra se retrasa por cuestiones ajenas a su voluntad, estamos salvando el ritmo de la obra».

Si se cumplen los plazos, el aulario, que es la fase que se está ejecutando ahora mismo, estaría listo para el curso 2023/24.